sábado, 31 de mayo de 2008

Chamullo en la playa

Son las 3 de la tarde. Estas en tu carpa disfrutando de tu segundo día de vacaciones en la playa, sino es que todavía te recuperas de un tremendo dolor de cabeza como resultado de la noche anterior. Acabas de comer los sanguchitos de jamón, queso y arena y, como estas solo o no querés jugar al truco, te pones a fichar a las vecinitas en traje de baño. Les reconozco que esta fue mi primera experiencia, ya que solía concurrir las playas pinamarenses durante la segunda quincena de febrero y mi noción de vecinita consistía en una vieja gorda con sombrero de paja que insistía en invitarme un licuado en el barcito, nunca supe porque.
En fin, una vez que la fichaste tomando sol y decidiste que está mejor que la de la carpa 17, tu cabeza se despierta y se deja llevar por los pensamientos impuros en donde se la ponés sobre una mesa de pool (los más reservados) o donde nos podemos imaginar cualquier cosa excepto un conejo inocente corriendo por verdes llanuras. Tu otra cabeza sin embargo, comienza a trabajar buscando la forma de atacar sin que se de cuenta que estas desesperado y que toda tu existencia se reduce a ese momento.Descartada la idea de decirle: -Che traje las cartas pokemon, ¿Te querés jugar una partida?- aprovechas que va a vaciar el mate en el tacho de basura (si lo vacía en la arena, buscate otra, esa no vale la pena por negra sucia) y agarrando lo primero que encontrás te adelantas para interceptarla. IMPORTANTE: Guarda cuando te pongas de pie y sientas que el traje de baño te queda extrañamente apretado, en ese caso es recomendable dejar pasar un rato y volver a intentar en otra ocasión ya más tranquilo.
Ya estamos cerca como para iniciar una conversación y la basura de todas las demás carpas generan un ambiente romántico inigualable. Siempre podemos comenzar con el: -Ay! yo te conozco de algún lado…-(ahora, no sean tan boludos de decir que la ubican del ciber porque ya perdieron toda oportunidad, lo mejor es decir que la conocen de una fiesta o algo así).Llegamos a un momento decisivo, depende de la respuesta que recibamos vamos a saber si tenemos alguna posibilidad o no.

Respuesta número 1:-Ni idea, soy judía-(tira la yerba y se va a paso lento para que veas lo que nunca vas a tener y cuando llega a su carpa le dice algo a su compañero/a al tiempo que te señala con una mueca de incredulidad en su rostro). Léase: no te tocaría ni con un palo. Lamento decir amigos que debemos retirarnos con la autoestima por el suelo y si nos hace sentir mejor putearla a ella y a toda su familia hasta que nos quedemos sin voz. No se descarta la posibilidad de arrojarle una bombucha (globo pequeño lleno de agua/pintura/ácidos irritantes) y/o ahogarla en la primera oportunidad que se presente.

Respuesta número 2:-…-Si no te contesta y te mira con cara de: ¿Quién mierda sos y por qué me estás hablando? O simplemente está protegiendo tus sentimientos, o valora el coraje que tuviste de acercarte, o es una arpía/forra maleducada. La única opción que queda es sacarle una foto por el celular para decirle a todos los que te quieran escuchar como te chamullaste a esa mina en el verano, y para los mas vengativos siempre se puede difundir el rumor que la flaca de la carpa 26 contrajo alguna enfermedad venérea (personalmente les recomiendo sífilis).

Respuesta número 3: -Siii puede ser, vos también me sonás de algún lado- Obvio que no pero es señal de que te tiene ganas. Ahí ya tenés el 50 por ciento del trabajo terminado, está interesada en vos, lo único que vos tenés que hacer es NO CAGARLA.

Nota de autor: Está claro que si esto actualmente funcionara yo estaría fornicando en el asiento trasero de un Renault 21 celeste en vez de estar escribiendo esto.

Chipi

3 comentarios:

FloR! dijo...

Las cosas que tenemos que soportar las mujeres... Para colmo llegas a la playa y pareciera que los hombres que se encuentran a tu alrededor no han visto a una persona del sexo femenino en los ultimos 10 años. De todas formas, tenemos que admitir que al principio, (ojo, solo al principio...) lo disfrutamos. O al menos nos reimos de las gansadas que llegan a inventar, todavia me rio de un: Sos como Carrefour, tenes de todooooo... (QUe imaginacion...).
Gracias por pasarte por el blog, saludos!

Emma dijo...

Si a mí un desconocido me abordara diciendome que me conoce de algún lado, yo seguramente diría "Sí, puede ser", pero no por interés, sino porque tengo una memoria horrible. Y ante la duda de que quizás lo conozca, pero no me acuerde, yo le diría que sí, y que su cara me parece lejanamente familiar (mientras me rompo la cabeza pensando de dónde lo puedo conocer).
Pero bue, esa soy yo nada más...

Saludos!

PoLLo dijo...

no les puedo explicar
lo que me acabo de reir
son pasion muchachos